Fabes con almejas

Uno de los ingredientes que más relacionamos con Asturias es la faba, la legumbre con la que elaboramos platos tan singulares como la receta de la fabada asturiana.

Es un plato de dos tiempos de preparación, por un lado la cocción de las alubias que suele emplear mayor tiempo y emplea tiempo de remojo la noche anterior, y por otro las almejas que se cuecen a intervalos de minutos, ambos se sincronizan en pote de barro que se pone caliente sobre la mesa de los comensales.

Atún fresco a la plancha

El atún es uno de los pescados azules más consumidos en nuestro país. Su carne posee un 12% de grasa, lo que lo convierte en un pescado graso, pero se trata de una grasa rica en ácidos grasos omega-3, que ayuda a disminuir los niveles de colesterol y de triglicéridos en sangre y a hacer la sangre más fluida, lo que disminuye el riesgo de aterosclerosis y trombosis. Por este motivo, es recomendable el consumo de atún y otros pescados azules en caso de enfermedades cardiovasculares. El atún es el pescado habitual en la dieta que posee más contenido en proteínas de alto valor biológico (23 gramos por 100 gramos), superior incluso a las carnes.

Merluza al horno con hierbas provenzales

Merluza (en latín Merluccius, «lucio de mar», debido al parecido con el pez carnívoro de agua dulce) 

La merluza es un pescado blanco con un contenido graso y calórico bajo. Por la finura y exquisitez de su carne, la merluza es uno de los pescados más cotizados del mercado.

Gallopedro al horno con cítricos.

Este pez marino de carne tan firme como delicada y sabrosa, es habitual de la Costa Almeriense, su carne es muy parecida a la del rodaballo, es un pescado semigraso y de agua salada. Habita tanto en fondos de rocas como en praderas subterraneas y fondos de arena, donde puede enterrarse a veces. Su nombre…

Guiso de mero

guiso de mero

La carne de mero esta catalogada dentro de pescado blanco, es muy apreciada en todos los lugares donde se da esta especie. De hecho, es tan exquisita que ha motivado el famoso refrán: «de la mar el mero y de la tierra el cordero». En el Mediterráneo cada vez es más escaso debido a la sobrepesca. Una de sus especies más conocidas es el mero gigante.
Destaca por su contenido en vitamina B, selenio, proteínas, vitamina B6, agua, fósforo y vitamina B12. El resto de nutrientes presentes en este alimento, ordenados por relevancia de su presencia, son: potasio, vitamina B3, yodo, vitamina B2, colesterol, vitamina E, magnesio, sodio, hierro, cinc, vitamina B9, calcio, ácidos grasos poliinsaturados, grasa, ácidos grasos saturados y ácidos grasos monoinsaturados.
El mero es un pescado semigraso que contiene 6 gramos de grasa por cada 100 gramos de porción comestible