Tarta de queso mascarpone con arandanos

El pastel de queso es uno de los postres más comunes del mundo y, quizás, uno de los más antiguos que utilizan lácteos, diferentes de la leche.  El primer registro que hace mención a la tarta de queso viene del año 4000 a. C. aunque no será hasta el nacimiento de Marcus Porcius Cato (o Cato «el viejo»), cuando se popularice la receta en uno de sus tantos libros de cocina romana, llamados «De Agricultura». Libro que se popularizó durante el desarrollo de los Juegos Olímpicos griegos.

Esta tarta llevo años preparándola en casa para ocasiones especiales, la receta original es con queso philadelphia, pero he probado a hacerla con mascarpone porque estaba pronto a caducar.

Barritas energéticas

Las barritas energéticas caseras deportivas son una fuente compacta y práctica de carbohidratos con cantidades variables de proteínas y micronutrientes que pueden ser consumidas cuando se realiza ejercicios o cuando se lleva un estilo de vida intenso. La función principal de las barritas es aportar una forma concentrada de carbohidratos para satisfacer las necesidades de combustible antes, durante y después de los ejercicios.

Bizcocho de moras y chocolate blanco

Como casi todas las bayas y frutos del bosque, las moras son muy beneficiosas para la salud. Tienen pocas calorías debido a su pobre aporte en hidratos de carbono, pero están cargadas de vitaminas y algunos minerales. Poseen buenas cantidades de vitamina C, vitamina E y fibra, soluble e insoluble. Además, contienen buenas dosis de potasio, hierro y calcio, aunque son menos aprovechables que los procedentes de origen animal.
Pero si algo distingue a los frutos rojos de otro tipo de frutas, es la fuerte acción antioxidante. Su color intenso nos indica la alta cantidad de pigmentos naturales, antocianos y carotenoides, que combaten la acción de los radicales libres que son negativos para la salud. Así, las moras poseen acciones antiinflamatorias, antibacterianas y contribuyen al buen funcionamiento del sistema inmunológico.

Galletas de almendra sin azúcar

El cultivo de la almendra (Pyrus communis) tiene sus orígenes en la misma cuna de la civilización, hace más de cinco milenios, cuando los habitantes de la antigua Persia y Mesopotamia comenzaron a cultivar variedades dulces. Se cree que fueron los fenicios, un pueblo que tenía una especial veneración por este fruto seco, quienes la introdujeron en España a través de las rutas marítimas del Mediterráneo.