Shakshuka

Mi amiga Salam me habló de esta receta árabe que se ha puesto de moda, me dió unas instrucciones de cómo suele prepararla ella y me lancé a prepararla el domingo, cuando volvía de hacer una de mis épicas rutas ciclistas. Cuando la preparé le envié unas fotos para que viese el resultado, y ella me reenvió a su vez algunas suyas, he quedado muy satisfecha con el resultado tan sabroso. Y lo incorporo a  mi recetario a partir de YA.

Investigué un poco por internet encontrando este texto de una pagina que se llama EL COMIDISTA, mi receta es bastante parecida

La shakshuka es un plato de origen magrebí, pero el país donde alcanza el estatus de plato nacional es Israel. Se supone que los judíos tunecinos y de otros países del norte de África lo llevaron allí en los años cincuenta, y desde entonces su presencia no paró de crecer hasta convertirse en algo casi tan común como la tortilla francesa en España. No penséis en nada que suene especialmente raro a los paladares españoles: se trata de la enésima combinación mediterránea de pimiento rojo, tomate y huevo.

La gracia de la shakshuka está en sus especias, tampoco demasiado extrañas a nuestra tradición. El comino, el pimentón y la guindilla dan personalidad a esta prima hermana del pisto, que como éste hermana a la perfección con el huevo y con media tonelada de pan para mojar. Se trata de comida popular, de diario, sin bobadas ni alardes de sofisticación, así que no esperes grandes complicaciones a la hora de prepararla.

Ingredientes:

  • 3 tomates troceados
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1/2 cebolla
  • 2 hojas de laurel
  • 2 guindillas
  • sal
  • pimienta negra
  • sal
  • una cucharada de miel (para reducir el punto de acidez del tomate)
  • huevos
  • perejil

Preparación:

Poner en un wok o sarten grande un poco de aceite de oliva, sofreir el pimiento rojo troceado 2 minutos, añadir la cebolla y cocinar junto al pimiento 5 minutos. Añadir los tomates troceados, sal, las guindillas, laurel, sal y miel y cocinar a fuego lento unos 15 minutos. Quitar las guindillas en ese momento y añadir 2 huevos y tapar para que se hagan al vapor escalfados en la salsa de tomate.

Servir con abundante perejil picado y por supuesto comer acompñando con pan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *